viernes, marzo 23, 2007

Yo no buscaba a nadie y te vi

Ayer recuperé una vieja costumbre que hacía años que no practicaba. La verdad es que no recuerdo cuándo ni por qué dejé de hacerlo, pero ayer me di cuenta de que había pasado mucho tiempo.

Yo no suelo salir a pasear nunca. Yo voy a sitios concretos a hacer cosas concretas. Si están cerca voy andando y sino voy en coche, pero salir a pasear es algo que no acostumbro a practicar demasiado (exceptuando cuando hago turismo, claro).
Ayer lo hice, pero no fue un paseo sin más. Al hecho de andar sin rumbo le añadí un detalle que consiguió convertir un simple paseo por mi barrio en una experiencia muy entretenida.
Durante todo mi paseo me dediqué a mirar directamente a los ojos a todos aquellos hombres que se cruzaban en mi camino y, claro está, analizar sus diferentes reacciones.
Me crucé con muchos rostros desconocidos, muchas miradas nuevas y muchas expresiones distintas.

Uno se puso nervioso y acto seguido se paró ante un escaparate a mirarse la cara a ver qué era lo que había llamado mi atención.

Alguno me saludó pensando que yo lo miraba porque lo conocía de algo.

Con algunos eché un pulso de miradas. Con alguno gané yo y con otro acabé bajando la cabeza y aceptando mi derrota.

Otro me puso mala cara y al pasar a mi lado me lanzó una mirada un pelín agresiva como diciendo “¿qué coño miras?”.

Unos ni se percataron de mi existencia y otros me miraron pero estoy segura de que no me vieron.

Alguno me susurró algo al pasar a mi lado y algún otro en lugar de mirarme a los ojos me dio un repaso anatómico mucho más exhaustivo.

Con uno me crucé hasta tres veces, lo que provocó que a los dos nos diera un ataque de risa y con otro me hubiera gustado volverme a cruzar, pero no coincidió.

Hubo uno al que empecé a mirar desde lejos. En cuanto sus ojos se cruzaron con los míos bajó la cabeza para volverla a subir y volverla a bajar y volverla a subir hasta que, al pasar a mi lado, me sonrió tímidamente. Le devolví la sonrisa y cuando ya había pasado me giré y lo pillé mirando. Le guiñé un ojo y seguí mi camino pensando “menudo morro tienes, Reich”.

Me gustó tanto la experiencia que en plena euforia decidí darme un homenaje y comprarme un vestido al que le había echado el ojo la semana pasada.

(Supongo que es una manía como otra cualquiera, pero yo para concederme un capricho me lo tengo que ganar. Eso sí, soy bastante permisiva conmigo misma y cualquier excusa es buena para merecerme más que nadie el capricho de turno)


Cuando di por terminado mi paseo, subí a mi casa, me puse cómoda, encendí la calefacción, me acurruqué en el sofá y estaba echándole un ojo a una revista cuando de pronto leo lo que decía mi horóscopo para el día de ayer:

Virgo

Salud: Evita que te coja el frío en la calle.
Dinero: No está el tema para caprichos, se avecinan tiempos difíciles.
Amor: Lo esencial no es visible a los ojos, no lo olvides.



Pues eso, lo que yo decía... que salí a comprarme un vestido que me hacía mucha falta para taparme un poco y no ir por ahí enseñando "lo esencial".

27 comentarios:

Jordi dijo...

A mí, que me gusta pasar casi como el hombre invisible, me parece una práctica cruel eso de ir mirando tan fijamente a los ojos de los desconocidos. Yo sería de los que se quedaría ante un escaparate a ver qué es lo que tengo en la cara.

Adulter dijo...

Jajajajja.

Buen experimento...
Por cierto, que sepas que nos cruzamos. ;)

Syldavia dijo...

Eso lo he hecho yo :D y la verdad es que funciona, pero hace muchos años, ahora no me atreveria.
Ahora cuando me miran a mí por la calle tambien pienso que tengo monos en la cara, que asco de autoestima no?

spargo dijo...

Mirar fijamente a alguien y mas a los ojos me parece de muy mala educación. A no ser, está claro, que estés hablando con el o ella.
¿En que consistía el experimento?
¿En certificar que hay tíos que tienen mas morro que tu? A veces el aburrimiento es muy malo.
Salu2

Ra dijo...

Me encantaría cruzarme contigo Reich, me encantaría...

Zarem dijo...

Yo siempre voy mirando a los ojos por ahí... así que ten cuidado que acaba convirtiendose en una manía.. (entretenida e interesante muchas veces), por cierto perra.. eres virgo como yo?? besikosss

Maik! dijo...

A los Virgo nos ponen a caldo casi siempre. Que si somos fríos y calculadores, que si somos cuadriculados y expertos en darle la vuelta a la tortilla...
Pero no te hacía yo dentro de estas descripciones. ¿Será que no somos así?

Afrodita dijo...

Yo alguna vez he hecho el experimento, pero al final siempre era yo la q terminaba bajando la mirada... Maldita timidez!!!
Besotes

Manuel Gómez dijo...

Sí, pero cuidadito con los horóscopos, en el periódico no hay día que no nos volvamos a reir con aquello que publicamos en 20minutos en su día: "Todos los hijos de puta de Tauro van a morir acuchillados en el día de hoy". :P

Besitos

siemprepierdo dijo...

mola el experimento, voy a probarlo a ver cuantas veces agacho la mirada, seguro que muchas

Mescalino dijo...

Jejeje ¡Qué morro tienes Reich!! Yo soy de los que miro bastante a la gente pero de forma inconsciente, no me doy cuenta pero tengo espíritu de sociólogo y tiendo a imaginarme historias estilo "Ese hombre tiene cara de tristeza... seguro que está tremendamente aburrido con su mujer... su mujer debe estar ahora mismo follando con su amante aprovechando que él no está en casa, cosa que él sabe perfectamente aunque se haga el tonto, por eso está así de deprimido el pobre..."... se me va la olla a veces.

Por cierto, si me permites un comentario, te diré que como te cruces conmigo un día, te me quedes mirando fijamente, me sonrías y me guiñes el ojo, esa noche tú no lees el horóscopo XDDD (con perdón, con mil perdones)

Un besazo amiga mía!!

Baby dijo...

Buff, yo soy timidilla, a mas de una mirada directa seguro que acababa bajando yo la mirada... como si lo viera. Hace años si que solia hacer el payaso con una amiga saludando por la calle a todo aquel que se quedaba mirando, la gente con una cara de extrañada... (¿me conoces de algo?)
Me he vuelto mas tímida para estas cosas... y he echado mas morro en otras... ;)
Por cierto, yo tambien soy virgo! Y tampoco soy ni fria, ni calculadora... que mala descripción por dios!

Gadex dijo...

Los horoscopos son inventados por los becarios del medio en cuestion...
Me gustó tu experimento, pero he de reconocer que aunque tengo cara pa muchas cosas, esta me costaría la misma vida...

Israel Robledo dijo...

Es algo que tienes que practicar más seguido… Es sorprendente la cantidad de amigos que puedes hacer por la calle si siempre miras directo a los ojos a todos…

Saludos, Israel

J. Coltrane dijo...

Pues qué pena Reich. Yo sí te estuve buscando y no te vi. Si lo hubiera sabido. Te hubiera contado alguna historia interesante, hubieramos tomado algo... Me gusta tu blog, es simpático... tienes un fan nuevo...

Si quieres visitarme...
http://www.cronicasmetropolis.blogspot.com

K010T dijo...

El juego de las miradas furtivas es un juego bonito. Y que dificil es hoy que nos fijemos en la gente que nos rodea.....

¿Habrias conseguido que bajara mi mirada.......? Seguro que si.

Beostes

Anónimo dijo...

Hay que joderse!!! Que peña mas pelota. Seguro que al 90% de los que escriben aquí al menos si se encuentran a alguien en el metro que les mira fijamente se cagarían en su puta calavera. Pensarían en que coño miran este/a gilipollas.O por lo menos se mosquearían.

Yo, minoría absoluta dijo...

Sostener la mirada es algo que, en mi humilde opinión, hay que practicar cuidadosamente hasta conseguir que la otra persona sonría en lugar de bajar la mirada... aunque siempre hay tímidos incorregibles :P

Hay cosas que te ayudan a vivir,
no hacías otra cosa que escribir
y yo, simplemente, te vi.


Gracias por la canción

Baltasar Aceno dijo...

Y yo ayer salí a pasear y nadie se digno a mirarme a los ojos...
(verdes, para más señas)
Bueno, sí, un gay...
Lo esencial, si es esencial, ¿Para qué taparlo?
Que montón de tonterias...
Beso

Elena dijo...

yo cuando hago eso al final me da la vergüenza y acabo mirando hacia otro lado... en fins... si es que en realidad soy tímida...

todo es esencial, jajaja

Akiles dijo...

¿Así que eras tú la que me miraste tan fijamente? No supiste interpretar mi sonrisa... Si llego a saber que eras tú...

Sasy dijo...

Me gusta como escribes...
la manera en como estructuras todo...
algo tan simple como salir a caminar, y en todo lo que se convierte.

Saludos

fifi dijo...

BraviSSimo!!

Te felicito, es uno de los post que más me ha gustado. Yo tb me voy a ir de miraditas por ahi!

Okzelui dijo...

¿y no tienes esos días en los que no te mira nadie y otros en los que te miran mucho?....a mí me pasa.....tengo 50 días que no me mira ni una tia, y al 51 ja¡¡....se quedan mirando....

bLuEsMaN dijo...

La idea está bien. El problema es que socialmente se tiende a entender que mirar fijamente a alguien es de mala educación. Pensemos que a mucha gente no le agrada que la observen.
Imagina que tienes un día bajo de ánimo y alguien te mira fijamente. Pensarías cualquier cosa y no te sentaría nada bien.
Como decía, la idea es buena y tiene su significado. Después de todo ya se dice que los ojos son el espejo del alma. Yo la mejoraría usando algo análogo a esos protectores acristalados de cámaras que impiden saber si dentro hay una cámara o cualquier otra cosa. Sería cuestión de tener algo para enfundarse dentro y poder ver sin que sepan que los ves. Algo complicado, la verdad.

saludos.

trinity dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Reich, yo le echaria una miradita a la pagina del te ví por si te contestaron a tu experimento de las miradas.