miércoles, abril 18, 2007

Radicalizando

Lo he decidido, acabo de llamar a un programa de la tele y en breve seré una de las afortunadas mujeres cuya vida se transformará gracias a la magia del mejor programa que hemos tenido en antena, Cambio Radical.

Ya me lo estoy imaginando...

Para poder darme la noticia de que soy la siguiente afortunada en pasar por el quirófano de la felicidad primero me vestirán con un chándal último grito en los centros comerciales de Alcorcón, luego me despeinarán lo suficiente como para que mi pelo se asemeje a un estropajo, me obligarán a poner cara de pena constantemente y cuando mi aspecto sea el de la desgracia personificada será cuando me den (ante mis familiares y amigos) la esperada noticia.
Yo lloraré y mi familia también.
Yo porque me estará viendo media España con pinta de acabarme de despertar de una pesadilla y mi familia por la vergüenza ajena de tener que verme (y verse) en la tele de esa guisa.

Desde ese momento tendré que convivir todo el día con cámaras, la ilusión de mi vida y sin duda lo más práctico para acabar con mis complejos.

Luego me llevarán a ese maravilloso centro de enclaustramiento y comenzará mi verdadera aventura hacia la realización personal y la vida plena.

Allí me pondrán un conjunto de braga y sujetador color carne (¡con lo que me gustan!) y me obligarán a relajar todos los músculos de mi cuerpo mientras una cámara me rodea y va filmando, sin dejarse un solo detalle, todos los defectos de mi cuerpo.
Luego me obligarán a poner cara de desgraciada y me harán el primer plano televisivo más cruel de la historia.

Con esta carta de presentación ya estaré preparada para ir a ver a mi nuevo mejor amigo, el cirujano.
Hombre encantador donde los haya que cuando yo le diga que quiero que me ponga la nariz de la Jolie, aprovechará para hacerme ver que, además, necesito urgentemente un retoque en los pómulos, unos labios nuevos, una mirada más felina, botox a discreción y una nueva dentadura. Además se encargará de sacar de mi cuerpo todos esos depósitos de grasa o pequeñas lorzas a las que tanto cariño les tengo y, por supuesto, me convencerá de que mis pechos necesitan como mínimo un par de sacos de silicona para hacer juego con todo lo demás.

Después de que este buen hombre explique a mi audiencia lo maravillosa que quedaré cuando de mí no quede ni la muestra, la encantadora presentadora del evento aprovechará para explicarle al mundo entero que gracias a su programa están a punto de deshacerse de mí, para engendrar una nueva persona con un visado garantizado hacia la felicidad más absoluta.

En vivo y en directo a mi hermano pequeño le echarán la culpa de mi desgracia y mis complejos por haberse metido conmigo cuando éramos preescolares. A mis padres les recriminarán no haberme concebido con mejores cualidades genéticas y porque no tengo novio, que sino le preguntarían si no tiene miedo a que lo mande a freír churros cuando descubra que tras el cambio radical puedo conquistar a tíos más guapos que él.

Pero todo eso a mí me dará igual y toda España podrá comprobar lo feliz que me siento con una escayola en la nariz, los ojos amoratados y el cuerpo vendado después de que me hayan sometido a veinte operaciones quirúrgicas (que en circunstancias normales requerirían 2 años) en una sola visita al quirófano.

Como colofón y fin de fiesta me llevarán a una estilista divina que hará con mi pelo lo que le venga en gana después de recalcarme y dejarme muy clarito que el peinado y color de pelo que yo he llevado toda mi vida son una mierda y me sientan como el culo.

¿Y todo esto para qué? Para presentarme después en un plató donde me esperarán mis familiares y amigos llorando de felicidad porque, por primera vez en todo el programa, me permiten sacarme el chándal para colocarme un vestido de fiesta que hace juego con mis nuevos dientes.

Eso sí, que no os sorprenda que luego me vea obligada a recorrer los platós de los programas más sangrantes para recaudar el dinero que necesitaré para poder mantener a mi nuevo yo.
Porque mi nuevo yo necesitará una renovación absoluta del fondo de armario, de lo que no es el fondo y de los cajones. Un abono ilimitado en el gimnasio para mantener a raya las lorzas que se quedaron en el quirófano. Sesiones mensuales de botox para no perder la sonrisa constante. Y lo más importante, terapia de grupo vitalicia para mis familiares y amigos.


Ay! Qué emocionada estoy... no veo llegar ese momento final en el que se podrá leer impreso bajo mi imagen el letrerito que dice:

"Reich ha cumplido su sueño.
Cambio Radial la ha convertido en otra persona"

Está claro que en el mundo tiene que haber de todo...

aunque yo no acabo de entender por qué.

21 comentarios:

Amaranta dijo...

Eso mismo le decía yo a mi madre el otro día que para hacerse una operación estética hay que tener cierto nivel económico, que mantener por ejemplo unos pechos de silicona necesitas una renovación cada diez años, que los masajes que necesitas para una liposucción si no quieres quedarte flácida también son muy caros y que no tiene sentido hacer un cambio radical si luego se te caen algunas de las fundas que te hacen lucir esa dentadura tan blanca y no tienes dinero para reponerlas. Creo que cuando estas chicas se vayan cayendo a trozos es cuando van a surgirle sus verdaderos complejos. Aparte del dolor, yo he visto a una amiga sufrir durante dos semanas por una liposucción y no quiero ni saber qué es lo que siente alguien cuando le hacen todas esas operaciones a la vez.

Jose dijo...

Si, lo de hacerse la primera foto con gafas, aunque no uses, con bragas color carne ajustadas para que sobresalgan las lorzas y demás es un poquito trampa.
Yo me apuntaría pero con la condición de que me diesen el dinero a mi y ya verian la sonrisa que se me pone y sin botox :D

Adulter dijo...

Ya lo decía el Guerra...tié que haber gente pa to....aunque se refería a los filósofos, no a estos neofrikis... Me consuela, eso sí, que después del morbo del primer pelotazo, el personal (vulgo audiencia) se ha vuelto a pasar a Aída. Aún queda esperanza. :)

Yo también quiero dijo...

A pesar de lo que he leído y oído sobre el programa, todavía no lo había visto. Pero después de leerte ya no tengo dudas. Veré todos y cada uno de los que quedan, y si no puedo verlos los grabaré.

Lo que no sé es por qué no se pone el visionado de este programa como obligatorio en las escuelas, ya que difícilmente encontraremos algo que nos enseñe más de la vida y de nosotros mismos que este compendio de sabiduría que con tanto acierto nos has descrito.

Ya lo dijo hace tiempo Yola Berrocal cuando anunció que se presentaría a las elecciones de Marbella: en su programa electoral estaba el pagar operaciones de estética. Otro gallo les cantaría a los políticos si en vez de proporcionarnos autopistas y centros culturales nos pagaran estas cositas para que, de una vez por todas, alcanzáramos la felicidad. ¡Cambio radical para todos los españoles ya! (Hasta como eslógan electoral tiene sentido).

Maik! dijo...

Por un momento me había asustado.
Yo recomiendo lo que dice este vídeo:
http://www.metacafe.com/watch/518976/nike_woman//R/aff_ys

Marguerite dijo...

A mí lo que realmente me asusta es que, para vender,jueguen con los complejos de la gente y además les hagan creer que todas esas operaciones y ese nuevo físico "aparentemente" estupendo les va a hacer felices.

No es cuestión de entender al pobre que se somete a todo esto (con una fé que mueve montañas porque si no , no se explica) . Es cuestión de ver cómo se sigue comercializando con los seres humanos como si fueramos ganado.

Marly dijo...

Por favor, ni aunque me paguen la operación de nariz y pecho que me quisiese hacer el día que reuniese valor para aguantar los postoperatorios, dejaba que me hiciesen pasar tal ridículo.

Eso sí es contribuir a pillar complejos y no lo que suelen hacer los hermanos y los compis del cole...

Besitos naturales!

bLuEsMaN dijo...

Así funcionan las cosas. Lo peor de todo no es el programa. Lo peor es que es un reflejo de la realidad. Sin ir más lejos la presentadora ha "trepado" a base de hacer eso más sofisticadamente en la vida real.
La cuestión es si merece la pena "trepar". Parece que a mucha gente se la merece.

salu2

León Cartagena dijo...

Cómo diría Chucho Valdez: pa´hacer música bonita, hay que´star bonito pol dentlo chico...
---------------------------------
los complejos son tales, qué cuando conocía a una chica, y me preguntaba por mi tipo de mujer ideal, y respondía que una inteligente, ellas mismas ponían cara de fracaso, y hablaban de su vano esfuerzo por entrar en el vestido, los zapatos que le ajustan pero van con los aretes, en fin, mujeres! por favor sean reales, que a muchos nos enloquese eso.

MeGus dijo...

Sin duda, el mejor programa de la historia de la televisión en España... Y pensar que Teresa Viejo estaba en 7 días 7 noches. Es penoso el nivel actual de la televisión, en informativos te aleccionan y en magacines se ríen de ti... Todo por la pasta. Qué vergüenza...

Pau dijo...

Solamente he visto un rato este programa, pero me pareció totalmente lamentable. Lo has descrito muy bien. Salía una chica, a la cual, después de hacerle todo tipo de artimañas plásticas, salía al plató y, cuando la entrevistaban, comentaba lo satisfecha que estaba porque ya no se parecía en nada a cómo era antes. Sus familiares y amigos, incluso su novio, también la felicitavan por su cambio radical.
A parte de que el cambio no era tan radical como se suponía -entre fea, salga también fea, pero más maquillada-, era tristísimo para mi contemplar la satisfacción con qué decía que ya no se parecía en nada a su anterior imagen.
Creo que en lugar de pagar cirujanos plásticos, estaría mucho mejor que les pagaran un buen psiquiatra para empezar a aceptarse a uno mismo.
Desde mi punto de vista, nada es tan bonito como lo natural.
Gracias por tu post,
Pau

Gadex dijo...

a ver cuando hacen un programa en el que los cambios radicales sean de actitud ante la vida y no de vanalidades como el aspecto físico.
En el que nos riamos de la moda, de las preocupaciones absurdas de la gente y de los michelines y estupideces externas.
Yo hablo de un programa que critique eso precisamente, aunque... me parece que no tendría ni un patrocinador...
por lo general la mayoria de las cosas que se anuncian en la tele son innecesarias para ser feliz.

Elena dijo...

Jejeje, pues si, hemos tenido una conexión de posts!! si es que hacía mucho que algo de la tele no me ponía tan nerviosa.. y ya te digo, no sé si me pone más nerviosa el programa en si que las pobres desgraciadas que se prestan a ser operadas de arriba a abajo...

Besos!!!

Mescalino dijo...

Joer... has tocado uno de los temas de tertulia que me hacen saltar como un resorte y empezar a pegar gritos... Que exista ese programa es una desgracia nacional, si una persona quiere cambiar algo de su aspecto físico está en todo su derecho pero de ahí a que se someta a un espectáculo humillante delante de todo el país me parece llegar a las más altas cotas de porquería televisada.

Y te diré que cierta cadena está preparando un nuevo reality show donde participarán parejas en crisis, que durante tres meses serán tratadas por psicólogos, sociólogos y "educadores de pareja" para intentar evitar su definitiva ruptura. Durante ese tiempo los tortolitos exhibirán sus discusiones y sus problemas en horario de "prime time" para toda España. No es broma.

Yo prohibiría programas como ese y como bastantes más... me dicen que soy un intolerante... pues sí, lo soy ¿algún problema? jejejeje

Un besazo fuerte Reich!!

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Cuando yo vi que ese cutre programa lo iba a presentar la "Viejo", mujer pedante, ordinaria y descerebrada donde las haya y que ha conseguido que esa mierda de panfleto que era Interviu caiga aun más bajo de donde se encontraba... me dije para mí: "Mira tú, un programa menos con el que perder el tiempo.
Vegonzoso, sí. Gracias a dios creo que en las listas de audiencia van de pena. Con poco de exito desaparecen el programa y la señora esa de la parrilla de televisión para siempre.

Baby dijo...

A mi me parece lamentable pensar que un mejor aspecto fisico es lo que va a conseguir tu felicidad... obvio es que hoy en dia la imagen socialmente es importante, pero creo que hay valores que son los que realmente consiguen hacer tu vida mas completa, llena y con sentido, y dista mucho de unas fundas para los dientes o una liposupcion... lo primero es aceptarse con sus virtudes y defectos, intentar mejorar los defectos dentro de un limite razonable... y exponerse a la opinion publica con cara "de que pena doy", pasar por semejante tormento de puntos y dolores y creerte una nueva persona xq te han remodelado a golpe de bisturi... no es un limite razonable, ni sano.
En los defectos esta la belleza, la autenticidad y el sentirse único. Al fin y al cabo, Claudias, Naomis solo hay una, si fuesemos todas iguales a ellas... la guapa seria Rosi de Palma...

mariane dijo...

Es realmente algo repugnante. Es una forma más de decirnos que si no eres guapa, alta y delgada y además vistes como una super estrella ( y maquillada hasta los topes) no eres feliz... Así que PASATE POR UN QUIRÓFANO Y ENCUENTRA TU FELICIDAD Y LA DE TODA TU FAMILIA!!!
No he visto el programa ni una sola vez porque me parece un insulto a la humanidad. Lo que me parece aún más fuerte es que haya gente que lo vea.
Y sé lo que me podéis decir: si no lo has visto no opines. Pues sí opino porque no lo he visto pero no oigo nada más que oír hablar de el por lo tanto me lo sé de memoria.

Un abrazo,

Mariane

DANI dijo...

Yo si pudiera, también me retocaría algo.....el corazón que lo tengo muy debil.

Besos cariñosos

Israel Robledo dijo...

Suena muy interesante… Yo en lo personal soy una de las personas que también quisieran hacerse algunos cambios, pero de algo estoy seguro… Por propia voluntad nunca recurriría a la Cirugía Estética, eso es definitivo… Estoy convencido de que una vez terminado el proceso, simplemente ya no seria yo… y Como dice una amiga: Así como estoy, soy el que mejor desempeña el papel de “yo”…

Tampoco creo estar muy seguro de que un cambio radical solucione tus problemas, pero si esa es tu decisión, pues adelante, en tu cuerpo solo puedes decidir tu…

En fin… mucha suerte en el proceso, y por favor no olvides dejarnos lagunas fotografías de tu antes y después para los que no somos de España… Un saludo, Israel

Shinobu dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu ironía :p

Me gusta mucho tu blog ^^

Angie dijo...

magnífico post!