lunes, abril 16, 2007

No practicantes

Una de mis amigas tiene la teoría de que hay ciertas personas que no saben lo que es la amistad porque son "no practicantes".
Es gente que nunca ha tenido amigos de verdad y por ello no saben cómo funcionan este tipo de relaciones. Gente que cuando ha encontrado pareja se ha desprendido del lastre que suponían sus amigos y nunca se ha molestado en conservar a ninguno. Gente que usa a los amigos a modo de trampolín temporal para encontrar otra cosa o gente que cree que la amistad se genera después de contarle a alguien sus cuatro desgracias de turno.
Lo cierto es que me he cruzado en varias ocasiones con gente de este tipo y se les reconoce en seguida.

De esta teoría de mi amiga me acordé después de conocer a Fran. Fran es un tío guapísimo y encantador que tiene novia formal desde que salió del instituto y al que yo conocí casualmente (o no tan casualmente). Por lo que me ha contado tiene la típica relación que yo denominaría "acabada" si no fuera porque sigue y seguirá con ella toda la vida. Es una relación formal en el sentido más aburrido de la palabra.

Fran nunca le había sido infiel a su novia y, aunque parezca difícil de creer después de que se enrollara conmigo, sus actos lo delataban claramente. Como amante era, sin lugar a dudas, "no practicante".

Después de pensárselo mucho y comerse mucho el coco me confesó que quería que nos viésemos tranquilamente y yo acepté encantada.
Cuando decidimos vernos en un pueblecito en el que nadie nos conocía yo no podía imaginarme que me iba a encontrar con alguien tan novato en este campo. Y no hablo del sexo, que en eso el chico iba sobrado, hablo de todo lo demás.
No me sentí la amante de un hombre comprometido, me sentí la novia formal de un chico muy decente. Y yo en eso, también soy "no practicante".

A pesar de que con sólo rozarnos saltaban chispas no hubo tonteo indecente, no hubo frases subidas de tono ni susurros al oído. Ni me desnudaba con la mirada ni me hacía insinuaciones de ningún tipo. Quien nos viera diría que éramos una pareja consolidada con los años cuando la realidad es que los dos habíamos hecho unos cuantos cientos de kilómetros para vernos a escondidas.

Su forma de tratarme rozaba más el instinto paternal que el animal y yo para eso no estaba preparada.

Al igual que él no entendía lo que para mí significaba ese encuentro yo no podía entender el papel que él estaba interpretando en aquella historia. Yo no me esperaba a un hombre que me tratase como si llevásemos toda la vida juntos mientras cenábamos ni que me cuidase como a la madre de sus hijos mientras tomábamos una copa.

Ahí estábamos un amante infiel "no practicante" y una novia formal "no practicante". Los dos completamente perdidos, descolocados y sin acabar de asumir el papel que nos estaba tocando interpretar.

Pero aún así lo cierto es que la cena fue encantadora y la copa divertida. Eso sí, nada que ver con lo que yo había imaginado los días previos.

Lo que ya terminó de dejarme a cuadros fue lo que me esperaba al llegar a la habitación del hotel.

Mi amante, el que yo había imaginado como me quitaba la ropa salvajemente un ciento de veces, al llegar a la habitación se desnudó, dejó su ropa perfectamente doblada en una silla y se metió en la cama.
A mí me dio la risa.
De las mil millones de formas que a mí se me ocurren para acabar por primera vez desnudos en una cama, esa no la había contemplado jamás.
Imagino que cuando llevas veinte años con tu pareja el ritual debe ser ese, pero yo, que no estoy acostumbrada a esa cotidianeidad tan aburrida me quedé perpleja.

A la mañana siguiente, cuando el hombre ya me había demostrado que de pasión inicial no sabía nada pero de todo lo demás sabía un mundo, le conté lo raro que se me hacía estar con él y su extraña forma de tratarme. Él con su mirada más tierna e inocente me contestó que no sabía hacerlo mejor.

Cuando empezó a decirme que no entendía cómo no había encontrado a un "buen chico" que me quisiera y me cuidara como yo me merezco me di cuenta de que, una vez más, me había cruzado con alguien de un planeta distinto al mío.

23 comentarios:

Wendeling dijo...

Tengo la teoría de que toda la humanidad pertenece a planetas distintos, solo que en ocasiones esos planetas son más distintos que otros.

Besos de una maia.

(A mi también me hubiera entrado la risa si me hubiera tropezado con un amante tan cuidadoso con su ropa)

Ayla dijo...

La verdad es q pa ser la primera noche juntos, choca esod e q coloque tanto la ropa, y no sea más bien un tirarla por cualquier lado... El chico q salió ordenado!! jajajaja
Besotes

Bego dijo...

Chica ya veo pq tardabas tanto en actualizar! has estado investigando planetas diferentes!

Pues yo dijo...

Si... que bueno que actualizaron. Saludos desde Texas.

Yo creo que a lo mejor el estaba esperando que tu le hicieras cosas mas locas... o algo!

Los hombres y en general cada ser humano piensa y actuan de formas completamente diferentes no?

Saludos.

Amaranta dijo...

Hay que mirar siempre las cosas por el lado positivo, los de distintos planetas siempre tenemos cosas que aportar, porque imagínate que hubiera sido un salvaje al romper el hielo y que dentro de la cama te hubiera dejado con las ganas....todo siempre puede ser peor.

Maik! dijo...

Pues yo prefiero una chica que en su primer noche doble la ropa si a cambio cinco años mas tarde me quita los botones a bocados. Al revés es mucho peor.

Baby dijo...

Lo malo de esa rutina de novio formal que tenia el chico es, que como te ahogues en ella durante mucho tiempo es el único planeta que pisas... si eso es así al principio, al cabo de 20 años, dobla la ropa y antes de que te de tiempo a dormirte, esta roncando el muchacho...
Cuando una pareja esta así... son amantes, novios, amigos que follan xq quieren un orgasmo... te puedes querer mucho... pero a mi madre tb la quiero, y no me acuesto con ella.

Israel Robledo dijo...

Algo similar me acaba de pasas, solo que en este caso el amante no practicante fui yo… ¿Por qué?, no lo se, pero me resulta imposible de ver a una mujer de otra forma en la que este amigo te ha visto, la única que me provoca ese efecto de amante es mi novia regular… Misterios de la vida… En fin…

Gadex dijo...

por lo menos el chiquillo no intento aparentar lo que no era, él era así, y su respuesta de no se hacerlo mejor lo dice todo.
hija ¿no te da cargo de conciencia que el colega le ponga los cuernos a su novia contigo? ya se, tu no eres la que los pone, pero yo los campos ocupados procuro ni mirarlos...

Adulter dijo...

¿Cómo era aquello? Ah, sí....
Hay otros mundos...pero están en éste.

No suena tan mal, después de todo ¿o sí? :)

TitoBeno dijo...

Bueno, cada uno es cada cual y tienes sus cadaunadas. A mi no me parece tan raro el chaval.

De hecho, yo solo tiro la ropa por cualquier sitio cuando ya voy cogiendo confianza. Pero lo mío no es pasión desenfrenada, lo mío es que soy un desastre.

De todas formas, no se yo si preparar una cita a cientos de km con su correspondiente viaje y reserva de hotel (imagino que con su semana previa de preparativos) es un ejemplo de improvisación y pasión desbordada.

TitoBeno dijo...

Bueno, cada uno es cada cual y tienes sus cadaunadas. A mi no me parece tan raro el chaval.

De hecho, yo solo tiro la ropa por cualquier sitio cuando ya voy cogiendo confianza. Pero lo mío no es pasión desenfrenada, lo mío es que soy un desastre.

De todas formas, no se yo si preparar una cita a cientos de km con su correspondiente viaje y reserva de hotel (imagino que con su semana previa de preparativos) es un ejemplo de improvisación y pasión desbordada.

Mescalino dijo...

Pues se le notan al chico algunos "tics" de la vida en pareja, sí. De todas formas yo tengo la teoría de que los tíos emparejados o casados deben follar mucho mejor que los solteros porque están más rodados y tienen mucha más experiencia. Esto debe ser como los grupos de música, cuando llevan 30 conciertos tocan mucho mejor que en los primeros (joer vaya comparación que acabo de hacer).

Creo que en general los "solteros profesionales" como yo, dada nuestra inexperiencia solemos tener más pinta de marcianos en esas situaciones. De hecho ya me llaman "El C3PO del Eixample".

Un besazo!!

Ana dijo...

Yo estoy con Don Tito, como que no resulta muy improvisado. Y conozco otro parecido a este chico, y me sentí igual, desconcertada.

Api dijo...

TE diré que a a mi me pasó exactamente lo mismo. Que me lo encontré ya metido en la cama, y con la luz pequeña de la habitación.

Lo que pasa es que nos emocionamos con lo que vemos en el cine y luego alguno es animal de costumbres, y le da igual que seas su novia de toda la vida o el plan puntual.

Lo bueno es que después se visten y vuelven con sus novias.

FiFi dijo...

Qué lastima la novia cornuda...

Okzelui dijo...

A mí me parece de los menos excitante....eso es un esfuerzo por matar el erotismo.

Y si encima se dedica a doblar la ropa y dejarla colocada....joeer....quita las ganas.

Pero sobre el tema de tu post te diré que ese chico debe tener más de una lucha interna contra sí mismo y su situación....¿quedar a cientos de kilómetros para cenar y pasar la noche juntos?....creo que en el fondo tenía pánico de lo que estaba haciendo. Y lo que hizo contigo o le reafirma en su rutina, o la destroza por completo....si es lo segundo, vete preparando....

Besos

León Cartagena dijo...

Quizá y solo quizá ver el «aburrido» método el amante, en contraste con lo que esperabas le da un par de pinceladas de locura a la aventura. Al final de la velada ambos regresan a sus vidas, y ese momento quedará en tu memoria, cómo, quizá, la noche de sexo con menos arrebatos, pero con tacto, dulzura, no sé.

Seguiré leyendolas.
León

Marly dijo...

Jajaja, este chico me recuerda a un amigo que tb parece ser de otro planeta.

Lo importante de esto es que ya sabes otra cosa que no quieres, y de paso le das pistas a los que quieren que dejes de buscar novio sobre qué es lo que no deben hacer en la primera cita de "acción" ;D

Menos mal que vuelves, ya te echaba de menos!!

Besitos!

DANI dijo...

Hoy a riesgo de parecer un simpló (que en sl fondo es lo que soy), reconoceré que desde que empece a leer este blog, siempre he tenido la inmensa curiosidad de saber como es Reich. ¿Es la mujer sensual por la que todos nos sentimos atriados? ¿es la dulce mujer que muchos soñamos? ¿Es la tía buenorra con la que nos giramos todos cuando pasa a nuetro lado?...

La cuestión es que se sale de lo normal, porque estas historias no nos ocurren a nosotros, pbres mortales ja ja ja.

En fin aunque se que nunca lo haras, debo pedir una fotooooooooo ja ja ja.

Besos simplones belle dama.

Marguerite dijo...

mujer ... haber aprovechado para hacerle un streaptease muy lentamente mientras él estaba en la camita tan ricamente tapadito y a la postre decirle "querido o vienes a por mí o no voy yo a buscarte".

Apuesto a que se le quita la tontería del novio primerizo, o eso, o no tiene sangre en las venas y se corrobora tu teoría de que no es de este planeta... es un alien.
muás.

SH765HT2 dijo...

Impresionante

RdB dijo...

Los amantesnopracticantes son tremendamente peligrosos. Lo que para tí, novianopracticante, supone un matiz en tu vida, para ellos marca un antes y un después. Y a partir de ahí sus respuestas son impredecibles.
Hace unos meses, me acosté UNA noche con un compañero de curro novioformaldeotra y amantenopracticante. Le faltaban 15 días para irse a vivir con ella que estaba en otro continente. Parecía una historia fácil. Hola y adiós.
Pero durante esos 15 días trató una y otra vez de que volviéramos a estar juntos.
Mis negativas eran cada vez más rotundas, por lo que imagina mi sorpresa cuando al mes recibí una llamada desde el otro lado del mundo. Era él, con su chica en la misma línea (sí, un party line!), para decirme que lo nuestro (lo nuestro?) no había significado nada y que no me hiciera ilusiones.

Obviamente, hay vida en otras galaxias... :P