sábado, diciembre 09, 2006

Ping Pong Cerebral

Existe la teoría de que las mujeres tenemos más desarrollado el lado izquierdo del cerebro, el emocional y los hombres el derecho, el racional. Yo no sé si estoy muy de acuerdo con esta teoría, pero reconozco que ambos lados del cerebro son muy necesarios y que, cuando no se ponen de acuerdo, son un auténtico calvario.

Yo suelo ser extremadamente racional para muchas cosas y demasiado emocional para otras, pero suelo llegar a un equilibrio en el que mi corazón convence a mi cabeza o al contrario y acabo haciendo lo que me da la gana en la mayor parte de los casos.

El problema se plantea cuando la razón no es capaz de calmar a la emoción y cuando la emoción no es capaz de convencer a la razón.

Yo siempre he tenido la necesidad de que mis fracasos o mis triunfos fueran míos y que fueran el resultado de las decisiones, las actitudes o las acciones que yo haya decidido tomar, por eso, cuando me encuentro en el punto de no saber si hacer algo o todo lo contrario me como el coco mucho más de lo necesario.

Como si se estuviera jugando un partido de ping pong en mi cerebro, mis ideas pasan de ser buenas a ser nefastas en cuestión de segundos y mientras mi lado derecho está pensando cómo convencer a mi lado izquierdo para tomar un camino, el lado izquierdo no deja de argumentarle al derecho que el camino acertado es el contrario.

Y lo único que yo puedo hacer al respecto es abrir mucho los ojos e intentar ver una señal que sirva como punto de inflexión para tomar la decisión que sea... buena o mala, eso ya me da igual.

Hay gente que tiene paciencia para sentarse a esperar, gente que se deja llevar por lo que le rodea y gente que, como yo, siente la necesidad de hacer lo posible para que las cosas sucedan cómo y cuando una quiere.

Tengo una amiga que siempre me recuerda el día que me pilló en la cocina gritándole a una olla llena de agua "¡hierve ya, coño!" y esa misma sensación que tenía frente a una olla en una cocina la tengo ante mí misma ahora, "¡decídete ya, coño!".

20 comentarios:

SrLobo dijo...

Hay veces que lo mejor es hacer las cosas sin pensar, suele dar buenos resultados, pero guarda helado de chocolate en el congelador por si las moscas.
Un besazo guapísima, y suerte con la decisión, que sea la correcta.

Surlaw dijo...

¿Y no hay algún tercer contendiente, aunque sea de menor peso, que desempate en situaciones tan críticas?

Niña dijo...

Te entiendo perfectamente porque a mi me pasa exactamente lo mismo. Hay veces en que la razón te dice una cosa y el corazón otra y te sientes como una cabeza con dos diablillos (uno en cada hombro) diciéndote que decisión debes tomar....arghhhh

Lo ideal sería dejarse llevar sin pensar demasiado ni el razón ni en el corazón, pero me parece eso es bastante difícil por no decir imposible.

En fin...tendremos que aprender a vivir con estos partidos de pin pon.

Muchos besos.

DANI dijo...

ja ja ja, y el agua hirvió!!! ja ja ja.

Anónimo dijo...

Querida amiga (con tono Elena Francis):
Todos nos hemos visto en esas, en mi caso como hombre también. De hecho, puestos a desnudarnos (hay que prepararse para el día del orgasmo, 22, recuerdo) debo decir que cada vez que estoy con una chica, esa cosa que se llama tensión sexual, te dice: adelante y esa cosa que se llama raciocino, te dice: no te gusta y encima llevas una tajada que no se te levanta ni con la grúa de Lego.

Querida amiga, si crees que estás en un momento de introspección, entonces no te hagas ni caso y quémate la mano. Si estás en un momento brilliant, ni se te ocurra dar el paso adelante. En definitiva, haz lo contrario de lo que pienses.

Me gustaría a la par recomendarte esta canción de estos amigos: http://www.goear.com/listen.php?v=6ced850
Pastora, debes escucharlos aténtamente, me recuerdas a ellos

Elvira dijo...

"El problema se plantea cuando la razón no es capaz de calmar a la emoción y cuando la emoción no es capaz de convencer a la razón" y cuando nos toca decidir, pero tienes razón, nada mejor que fracasar o triunfar por decisión propia.

Un beso

Anónimo dijo...

Si, si, sé lo que dices. Soy exactamente igual que tú en ese sentido, lo peor que me pueden decir es...tengo un regalo para tí pero ahora no te lo voy a dar...Arg!no, por favor! eso no.
Yo también busco señales y, ¿sabes qué? casi siempre las encuentro (aunque a veces sea a posteriori).
Lo bueno de todo esto es que apechugamos siempre con nuestras decisiones, al menos tanto darle vueltas sirve para algo.

Afrodita dijo...

Y q es lo q tienes q decidir ahora?????
Besotes

Mandril dijo...

Pues yo creo que debo tener un cerebro más bien femenino, con el lado izquierdo más desarrollado, porque casi siempre me suele ganar la parte emocional en las grandes decisiones (por cierto, no se lo aconsejo a nadie, ojalá me hubiera pensado un poco más algunas decisiones en mi vida). Sea como sea, te aplaudo en lo de que tanto si aciertas como si te equivocas, lo importante es que la decisión sea solamente tuya, así que no hagas demasiado caso de los consejos (ni tan siquiera de éste jejejeje)




(Por cierto Reichi, tenía el volumen de los altavoces a tope y al abrir lo de los comentarios David Bisbal casi me mata de un síncope XDDDDDDD)


Un besazo guapetona!

Zarem dijo...

Yo casi nunca dejo hablar a mi lado racional a la hora de decidir (he dicho casi? más bien nunca), pero luego tengo un defecto.. que analizo las cosas muchisimo una vez hechas.. la mayoría de las veces cuando ya no tienen remedio... así que.. que lado del cerebro tengo yo más desarrollada? la del centro?? jeje. Dejate llevar por la locura cielo.. total.. seguro que es más divertido ;-).

lizbeth dijo...

Eres mi divaaaaa!!! me encantan tus reflexiones!!!!

Sauce dijo...

Yo casi nunca dejo hablar a mi lado racional, cuando pienso la cago segun mi profesor de autoescuela, y la mayoría de veces, sobretodo en las decisiones importantes, me dejo llevar el por 6º sentido (este tambien la caga)
Me gusta dejarme lleva, Un beso

Anónimo dijo...

Coincido con Afrodita, si no nos dices de que va la decisión es dificil que podamos comentar algo jijiji

Chosen One dijo...

joer!! menudo lio tienes, yo creo que nos pasa a todos y que segun te haces "mayor" cambia la fuerza de cada uno de los lados.

Un beso

K010T dijo...

Pero Reich.......¿hemos llegado al momento de la decisión y yo no me he enterado?

Aaaaiiiinnnnnsssssss, o estoy espesote, o aqui falta algo ¿¿????

Besotes

Baltasar Aceno dijo...

No sé si ya te comenté una frase de Dashiell Hammett, uno de mis escritores favoritos, que leí en su libro "el agente de la Continental":
"Cuando no se hace nada, la cosa empeora siempre"
Beso

El Hidalgo Informatico dijo...

¿Has probado a meterles prisa? No se, dale un capón a cada uno de los lados y amenázalos o algo.

Yo lo reconozco, en mi caso es totalmente cierto lo de que los hombres tenemos más desarrollado el lado derecho, soy siempre racional.

Así me evito dolores de cabeza, y dejo que el lado izquierdo descanse.

Un beso racional.

H. dijo...

En caso de duda, la razón. Siempre podrás argumentar, para tí o para quien sea, el por qué de una decisión.
El corazón es demasiado frágil y caprichoso, siempre acaba pidiéndole limosna al cerebro.

Anónimo dijo...

o lo unico que hago es imaginarme las dos decisiones como si ya las hubiera tomado... que sensación tengo? soy feliz, me siento orgullosa por ésta decisión? no? pues la otra, y de nuevo las mismas preguntas... y la que mas me reconforte y me haga sentir mejor esa es la que tomo...

Anónimo dijo...

soy lucia rubia natural estoy buscando chico para sexo gratis mi telefono es 803414307 te espero besitos....