lunes, septiembre 18, 2006

It's Raining Men! Hallelujah!

Hace unos días fui a cenar a casa de unos amigos y después de cenar me di cuenta de que no estaba en condiciones de coger el coche e irme a casa conduciendo, así que decidí quedarme allí a dormir.

Cuando llevaba ya 3 horas durmiendo me sonó el teléfono. Quién era no viene al caso, pero sí el hecho de que me tuvo colgada al aparato hasta que se me agotó la batería.

Después de una conversación tan larga me di cuenta de que los efectos del vino y las copas ya habían pasado y decidí irme a mi casa.

Eran las 4 de la mañana y llovía a cántaros.

Estaba a punto de acceder a la autovía cuando un bache inesperado se cruzó en mi camino.
Al principio no le di mucha importancia, pero a los pocos metros empecé a notar que el coche no iba bien.

¡ Había pinchado una rueda !

Frené el coche como pude y me aparté un poco del camino.

Mi primera reacción fue coger el móvil para llamar a la grúa.
Mi segunda reacción odiar con todas mis fuerzas a la persona culpable de que no tuviera batería y
mi tercera reacción fue golpearme la cabeza contra el volante con la esperanza de despertar de la pesadilla metidita en mi cama.

Pero no, no despertaba y tenía que hacer algo.

Me puse el hermoso chaleco reflectante (¿por qué no lo habrán inventado con capucha?) y me dirigí al maletero a por los dichosos triángulos.

A todo esto, no pasaban muchos coches, pero los que pasaban y me veían, aceleraban más.

Entiendo que el chaleco no favorece mucho y que es una putada pararse en plena noche con la que estaba cayendo a rescatar a una pobre desgraciada, pero... no era necesario salpicarme de aquella forma al pasar a mi lado!!

Os aseguro que nunca me había sentido tan desvalida.
Sola, en medio de la nada, de noche, lloviendo a mares, sin móvil, con una rueda pinchada y sin puñetera idea de cómo cambiarla.

Mi desesperación llegó a tal punto que me planté en medio de la carretera con la intención de parar al siguiente coche o morir en el intento.

Supongo que no era mi momento de morir porque de repente se acercaron dos coches y pararon los dos.

Yo pensé, menos mal... ya sería mala suerte que en los dos coches vinieran asesinos, violadores o especies similares.

De repente se bajan 10 chicos de los coches y yo pienso...

It's Raining Men! Hallelujah!
It's Raining Men!
Amen!


Dos de ellos se me acercan y me preguntan cuál es el problema, les explico y uno de ellos me dice:
"Eres exactamente lo que necesitamos, eres un ángel y nos acabas de salvar la noche"

Yo los miro con cara de guasa y les digo:
"Perdonadme, no sé de qué planeta venís, pero yo sólo necesito que me dejéis un móvil para llamar a la grúa"

Me dicen:
"De eso nada... venimos de despedida de soltero y estábamos pensando cuál iba a ser la última putada que le íbamos a hacer al pringadillo que se nos casa... y tú nos has dado la solución. Te va a cambiar la rueda él solito"

De repente todos empiezan a vitorear al futuro marido y éste se acerca a mí, se presenta y me dice:
"no te preocupes, soy mecánico".

Yo no daba crédito a todo aquello, pero los tíos le obligaron a cambiarme la rueda y él lo hizo sin rechistar.
El pobre se embarró hasta las orejas sin perder la sonrisa.

Cuando acabó, me dejaron acercarme a él para agradecérselo y me dijo:
"No, no. Gracias a ti. Me has librado de que me llevaran a un puticlub de carretera. Mi futura esposa te lo agradecerá eternamente".

Se ha casado este fin de semana e imagino que ahora estará en una playa paradisíaca... desde aquí, muchas gracias y muchos besos.


29 comentarios:

Mandril dijo...

Jejeje vaya historia! Tuviste que pasar un mal rato pero al menos te vas con la sensación de haber conocido a unas buenas personas... y es que en general, aunque pueda parecer lo contrario... ¡LA GENTE ES BUENA!!! ¡ALEGRÍA Y BUEN HUMOR!!! Jejejeje

Besos Reich!!

DANI dijo...

No jodas!!! no sabes cambiar una rueda??? o es que siempre has encontrado a alguien que te la ha cambiado???

Aisssssssss, que malamente vamos ja ja ja...

Besos redondos

Morgan dijo...

Esta vez no has copiado.. y se nota!

Lubila dijo...

Juas!! Uno de mis mayores miedos que tengo y una de las grandes razones para no sacarme el carnet es no querer enfrentarme a quedarme tirada en cualkier carretera sin saber cambiaruna rueda!

Yo tb kiero chicos de despedida cuando eso me ocurra algun dia, snif... es una pena q esas cosas solo pasen una vez en la vida.

Besitos!

HSolo dijo...

y ya está?
y nadie te pidió el número de tlf?

pero bueno...
qué es esto?

tendrían que haberte acompañado a casa y asegurarse que llegas sana y salva
ofrecerse al día siguiente a acompañarte a un taller a llevar la rueda a arreglar
y, posiblemente, después, pedirte matrimonio, claro, para cambiar el título del blog jajajaja

un besazo

Zarem dijo...

Una de las razones por las que yo siempre he cambiado mis ruedas... Ahora que lo pienso... por eso me he perdido que salgan 10 tios de dos coches?? Ya sabía yo que algo fallaba en mi "no necesito machitos ibericos que me saquen de un apuro", si es que... ;-).

Rita dijo...

jajajajjajjajajajajajajajajajja pobrecito!!!!!


jajajjajajajjajjajjaaajajajajaja

alex dijo...

Haberme llamado Reich,para que estamos los amigos?ays,coño si no tenias bateria en el movil... ;).Un beso,me alegro de que todo saliera bien.

Earl dijo...

Un saludo :-)

Tengo una duda: ¿llamar a la grúa para cambiar una rueda? ¿¿??

(habló de putas la Tacones: me petó una vez una rueda y, hasta que me puse al tema, mi primera reacción fue llamar a la ayuda en carretera...)

smilysmiles dijo...

jajajaja!!
oye,que historia tan bonita,y ...tan surrealista,no?.
Yo me hubiera quedado en la casa,total, a las 4 de la mañana no le molestabas a nadie.
un beso

Afrodita dijo...

Y entre los maromos q se bajaron de los coches, no había ninguno soltero, de buen ver???? Hija, q no hay q desaprovechar así las ocasiones de encontrar novio!! jajaja
Besote

Baltasar Aceno dijo...

Menuda suerte!!
Y tan bien rodeada... no les dirías el nombre de tu blog?
Beso

Fernando* dijo...

No hay problema. Tampoco se cambiar las ruedas. Es cuestion de ponerse, y aprender con la práctica, supongo.

yahoraquebonita dijo...

Mae mia! q miedo, yo creo q me echo a llorar, aunque... oye! q ver 10 maromos ayudandola a una tiene q ser muy agradable

Sí, creo q tendre q aprender a hacer esas cosas, pq siempre embauco a algun amigo pa q me rescate, pero... sin movil, bueno mejor me compro un cargador pal coche, ais q ya estoy desvariando

Un besazo

Arale dijo...

Madre mía la de cosas raras que nos pasan a ciertos bloggeros.... estooooo....
No quiere decir que al leer las condiciones del blogg, no nos dimos cuenta que en la letra pequeña ponía algo asín como:
Prepararsus que a partir de ahora vuestra vida va a tener historias acojonantes que contar...
Joer tía que puntazo de noche...
Un besiño.

Cabeza Mechero dijo...

Pues suerte tuviste, lo más fácil hubiera sido que los que salían del coche si que fueran asesinos y violadores... Has conseguido poner en evidencia la ley de Murphy... no todo lo que empieza mal tiene por que acabar mal!!!

Saludetes!

MLorena dijo...

en costa rica eso no te pasa..a los cinco segundos tenes a cuarenta queriendo cambiarte el neumático..jajajajjajaja

besitos.

[Ge] dijo...

¿Le salvaste? ¿Su novia te lo agradecería? Porque no te reconocieron como Reich, que si no... xD

Eres mundial, jajajaja... Y empieza a pensar en "quemar" a todos esos novios que no encuentras ;) Besos!

Niña dijo...

Menuda nochecita!!. Yo en tu situación me quedo paralizada del cangueli!!. Menos mal que encontraste buena gente y al final has tenido una historia incluso divertida.

Besos!!

Pete Vicetown dijo...

Buena historia. Y con final tipo La Fontaine.
Lo confieso. Yo tampoco se cambiar ruedas. Pero seguro que si me pasa algo así no aparecerán dos coches con 10 mujeres de despedida de soltera. Segurísimo.

el necroscopio dijo...

Pero tonta... Que aún no estaba casado...jejeje!!!

wadoska dijo...

Lo que no te pase a ti....

Bueno demos gracias de que no se te fue el coche ni nada :D

K010T dijo...

Es la historia perfecta. Hay que tener suerte!!! ; tanto tu, como él.

Esto no es el cuento del bufón desde luego.

Un besote.

Surlaw dijo...

Parece algo sacado de una película.

Beluka dijo...

Enorme la historia!
Yo tampoco sé cambiar una rueda... Mañana hago prácticas
Por fin me actualizo.
Bico bico loco loco

Akroon dijo...

Jajajajajja... lo que no te pase a ti, no le pasa a nadie!!!!

Eso sí, si un día se me pincha una rueda yendo sola y no tengo batería en el móvil, quiero una despedida de soltero cerca!!!!! jajajajjja

Un besazoooooooooooo!

Okzelui dijo...

A mí me hubieran tocado los atracadores seguro ¡¡¡

No es dificil cambair una rueda, lo malo es que las tuercas están la ostia de duras....igual aunque sepas puede que no haya manera de aflojarlas....

vaya historia.....

Luis dijo...

jajaja!! menuda historia!! ¿pero cómo se te ocurre largarte a tu casa a las 4 de la mñn? jeje!! A mi me pasa lo de la rueda y me quedo en el coche hasta que amanezca. No tengo ni idea de como cambiarla, jeje!! Aunque espero que me pase como a ti y aparezca un ejército de, en mi caso, mujeres para salvarme, jeje!!

Un beso enorme

Nacho dijo...

Qué hsitoria más buena. Tomo nota para la próxima despedida de soltero.
Saludos.