martes, junio 06, 2006

Carta al Sr. Cupido


Estimado Sr. Cupido:
Me pongo en contacto con usted con el propósito de aclarar ciertas cosillas.
Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que usted se dirigió a mí con uno de sus dardos envenenados y yo empiezo a preguntarme a qué es debida tanta tardanza en la prestación de sus servicios.

Entiendo que estando en primavera estará usted hasta arriba de trabajo y no quisiera yo, con mi impaciencia y mis prisas, estresarle lo más mínimo.
Pero ha de entender, que si se dedica a lanzar flechas amorosas en los corazones de la gente que me rodea y se olvida usted de mí, yo me preocupe y me pregunte a que se debe este trato diferente.
Porque Sr. Cupido, los dos sabemos que ha estado usted rondando a mis conocidos con bastante eficiencia por su parte.
A tres de ellos me los ha dejado usted inservibles como amigos. Tan enamorados me los ha devuelto que ya no tienen ni tiempo, ni ganas, ni necesidad de verme. ¡Con lo que yo he sido para ellos durante todos sus años de soltería!
A otros que ya tenía usted en sus redes, los ha liado para que pasen por la vicaría. Porque yo sé que eso ha sido cosa suya, que ellos de toda la vida habían pasado del tema y ahora, de repente, todos corriendo a casarse, como si casándose fueran a solucionar todos sus problemas.
Por si esto fuera poco, he sabido que también es una hazaña de las suyas la de emparejar de repente y sin previo aviso a la mitad de mis “pretendientes” cibernéticos.
Uno que juraba y perjuraba que yo era a mujer de sus sueños, se ha enamorado de otra de la noche a la mañana y otro, que aseguraba que yo sería su cibernovia toda la vida, ha descubierto a otra mejor que yo y de mi ya no quiere saber nada.

Sin ánimo de recriminarle a usted nada relacionado con la forma de llevar a cabo su trabajo, mi intención no es otra que hacerle saber que yo, Reich, también estoy en el mercado.

Que al igual que mis conocidos y amigos también tengo mis derechos.

Que la chica bocazas que juró no volver a salir con nadie ha muerto y que la que ahora escribe es una mujer nueva, renovada y reparada de todas aquellas chiquilladas.

Que ahora si que quiero que vuelva usted a mí con una de sus flechas y me perfore de la forma más salvaje el corazón, que de tan poco uso se me está empezando a oxidar.

Si Sr. Cupido, yo también existo e igual que al resto del mundo le gustaría encontrar a alguien que, además de percatarse de mi existencia, supiera hacer de ella algo más completo.
Esperando que mis palabras no caigan en saco roto y sirvan para que en su próxima visita a la ciudad se acuerde de la que escribe, se despide, con todo el cariño del mundo,

Reich.

P.D. - Y si se le pueden escribir cartas como a los Reyes Magos, hágamelo saber, que ya la tengo escrita y se la puedo mandar por correo urgente.

10 comentarios:

wadoska dijo...

Me dice el Sr. Cupido que te comunique que hoy ha estado de fiesta y que estando de resaca pasa de leer cartas. Que ya te leerá dentro de unos años.

PD: Disfruta de la solteria que ya disfrutaras de la pareja ;)

Ojos verdes dijo...

Prometo que yo no tengo ocupado al Sr. Cupido... andará por ahí, lánzando flechitas a diestro y siniestro!
Tú dime a quién hay que mirar fijamente, haré que parezca un accidente!
Un beso guapísima.

Surlaw dijo...

¿Cibernovios?

Akroon dijo...

Reich, preciosa, me he encontrado un mensaje en mi Bandeja de Entrada que creo que va destinado a ti, pero que por algún error, se habrá colado en mi correo... Te lo paso aquí con un cortar-pegar, ok??
Ahí va! Besazos!!!!!

Muy estimada y nunca bien ponderada Reich;

Antes de nada, acusar recibo de su atenta y educada carta que ha llegado a mis manos con gran pesar de mi corazón al examinar su contenido.

He de comunicarle que, debido a unos cambios en el personal administrativo, ha habido ciertos retrasos y extravíos con las peticiones de amoríos y parejas que tengo últimamente.

No crea que me he olvidado de usted, y mucho menos que me dedico a postergar expresamente su emparejamiento con un hombre que valga la pena y esté a su nivel (tarea nada sencilla por otra parte).

Sepa usted, aunque no debería decirlo, que si por mí fuera, yo mismo colgaría mi arco y mis flechas, la iría a buscar donde fuera que estuviera en este preciso instante, y bebería los vientos por usted hasta el fin de mis días. Desafortunadamente, ello no me es posible, ya que mi deber me impide pensar en mí mismo por encima de pensar en todos aquellos que esperan que cumpla mi trabajo.

Tenga por seguro que si tardo más de lo estrictamente necesario es porque no puedo contentarme con mandarle a cualquier pelagatos que no la haga tan feliz como usted merece.

Estamos optimizando nuestra base de datos, y quienes ocupan ahora los nuevos cargos administrativos están reorganizando los ficheros para así poder cumplir con nuestra tarea lo antes posible y de la manera más satisfactoria.

Sepa, querida Reich, que sé que se merece lo mejor. Y en ello estoy. No desespere, tenga paciencia, se lo ruego. No me olvido de usted, ni mucho menos... En cierta manera, la querría solo para mí, pero eso no puede ser, y debo pasar por encima de mis propios sentimientos para encontrarle una pareja que cumpla sus expectativas y las mías.

Estimada Reich, procuraré no demorarme más de lo estrictamente necesario en mi labor, y esté segura de que presto mi máxima atención a sus peticiones.

Me despido de usted con un afectuoso saludo y asegurándole que haré cuánto esté en mi mano en pro de su felicidad.

Siempre suyo;

Cupido

Sibel dijo...

Pasaba por aqui! Me ha gustado mucho esa carta a cupido.
Pero tranqui, conmigo tambien anda enfadado, si nos,, no me explico. Asi que disfrutemos de nuestro tiempo libre que ya nos tocara nuestro turno.
Un besito!

Luis dijo...

muy buena la carta!!

Luis dijo...

muy buena la carta!!

Peasho dijo...

Después de haber pensado un rato y de haberme dado un golpe en la cabeza con el pico de la mesa, he llegado a la siguiente conclusión:

Cupido es un ángel... Los ángeles no tienen sexo... Si no tienen sexo, no hay "tema"... Si no hay "tema", sólo hay amistad... La amistad es un tesoro.... Los tesoros no los encuentra nadie... por lo tanto, nadie encuentra a Cupido...

Moraleja: elige tú a quien quieras y pasa del asexuado de Cupido.

Puedo decir más tonterías, pero si eso ya paso otro día

Cabeza Mechero dijo...

Decía Fito:
"Mi pobre corazón oxidado
Mi pobre corazón encogido
Mi pobre corazón todo el daño
Mi pobre corazón todo lo bueno vivido
Mi pobre corazón lo mas malo
Mi pobre corazón lo divino,
lo valiente, lo cobarde, lo esperado,
mi virtud y mi defecto, mi barranco y mi camino
Mi pobre corazón no importa que sea pequeño
Mi pobre corazón siempre te echa de menos
Mi pobre corazón que no le caben ya las penas
Siempre que me duele me lo llevo de verbena
Mi pobre corazón que me mantiene con vida
Mi pobre corazón siempre la luz encendida
Mi pobre corazón que a veces quiere salir
Mi pobre corazón que está enganchado al speed
Mi pobre corazón en directo
Mi pobre corazón en domingo
Mi pobre corazón en pelotas
Mi pobre corazón en Fa sostenido"

Yo me quedo sobretodo con lo de llevarmelo de verbena... igual no encuentras el amor, pero al menos pasas el rato... y sobre todo, sobre todo, siempre en fa sostenido!

Reich dijo...

Cabeza mechero... ¡¡siempre me lo llevo de verbena!!! y siempre... en fa sostenido!
Pero nunca me ponen rojitas las orejas...

Besos!